Entradas etiquetadas como ‘escapada’

Me despido, Sonneland y alojamiento Pet friendly en Gran Canaria

¡Muy buenas a todos! Sí, me despido. Este año toca su fin y lo termino con una entrada después de demasiado tiempo sin publicar. Y es que este 2016 ha sido un año horrible. Tanto a nivel personal como a nivel viajero. Espero en 2017 deleitarlos con nuevas aventuras tanto dentro como fuera de mi isla. Hace unos meses, en Septiembre, tuve el placer de descubrir un nuevo alojamiento en el municipio más extenso de Gran Canaria, San Bartolomé de Tirajana.

image1

Lo que destaco es la admisión de todos los miembros de la familia, sin distinciones ni límites de peso. El encuentro de alojamientos de estas características no debería ser una tarea tan ardua. Están perfectamente acondicionados y los peludos de cuatro patas son bienvenidos.

Piscina en zona común

Piscina en zona común

La zona, ubicada en el enclave turístico de “Maspalomas”, es muy tranquila y  la podemos “definir”  como residencial en la que viven muchas familias que aún ofrece apartamentos y bungalows de alquiler. No era necesario coger vehículo para acceder a servicios como restaurantes o supermercados.

Salón cocina en planta baja

Salón cocina en planta baja

Incluso, para todo aquel que disfrute caminando, se  puede llegar de esta forma a la playa, a un gran centro comercial que abre los 365 días del año, así como a parques de peludos o parques en los que practicar deporte . Si tuviera que indicar un “pero”, en cuanto a la experiencia, es la no existencia de zona habilitada en la playa de Maspalomas para poder disfrutar en ella con los peludos. Tantos kilómetros de playa en los que nuestros peluditos están vetados es algo que me indigna.

Terraza

Terraza

El alojamiento se llama “Bungalows Vicksol”. Están rodeados de jardines, cuentan con una piscina grande y una pequeña para niños. Mi bungalow tenía dos plantas, terraza privada, dormitorio con dos camas individuales, televisión libre, un baño en planta alta, un aseo en planta baja y una solana con lavadora y cocina con microondas.

Dormitorio en planta alta

Dormitorio en planta alta

El alquiler lo realicé a través de la web que suelo utilizar casi siempre para mis reservas, “Booking”.  Aprovecho para desearles a todos una feliz navidad y buen final de año. Nos vemos en 2017. Gracias queridos míos por seguir ahí, que todos nuestros sueños se hagan realidad.

Baño en planta alta

Baño en planta alta

Y por último especial mención a los que siguen a través de las redes sociales, a pesar de mi falta de regularidad y año marcado por la ausencia en las mismas ¡Gracias, Gracias, Gracias por no abandonarme mi gente bonita!

Vondelpark y fin de la estancia en Ámsterdam: ¿Y si tiene una pistola?

Ha llegado el final del viaje a Ámsterdam. En esta entrada relato lo acontecido el sexto día en esta estupenda ciudad. La mañana la pasamos en el pulmón verde de la urbe, el “Vondelpark”. Rodeado de majestuosas casas del S.XIX es un parque que originariamente se llamaba “Nieuwepark”. Después de la instalación de la estatua del poeta y dramaturgo “Joost Van Den Vondel” (Obra de Louis Royer) adquirió el nombre actual.

Escultura Joost Van Den Vondel

Escultura Joost Van Den Vondel

Vondelpark

Vondelpark

El día irradiaba sol desde que amaneció. Mi cuerpo notaba, después de unos días, su ausencia y necesitaba sentirlo. Decidimos alquilar bicicleta en las inmediaciones y probar como se me daba la circulación tanto dentro como fuera del parque.

Vondelpark

Vondelpark

En ese mismo instante me di cuenta de que lo mejor hubiera sido haber optado por esta alternativa en los primeros días de la estancia, confirmando así si hubiera sido capaz o no de moverme en bici en las siguientes jornadas.La conclusión después de la experiencia: Dentro del parque sí que pude ir de un lado para otro sin problema alguno.

Vondelpark

Vondelpark

El asunto cambia al salir a la vía pública. Me puse nerviosa y en cuanto pude me desvié hacia una calle en la que, aparentemente,no había nadie….una vez dentro leí el cartel que la presidia: “NO BICIS” .Tocó bajarme e ir andando de vuelta al “Vondelpark”.

Vondelpark

Vondelpark

La gran cantidad de bicis, peatones y la velocidad con la que circulan en la vía publica fueron factores determinantes que influyeron en mis “nervios” así como en la capacidad de mantener el equilibrio. Sin embargo en el parque sí que disfruté. Tanto del paseo en bici como de sus prados, fuentes, estanques, jardín de rosas, esculturas….Un imprescindible en la capital holandesa.

Vondelpark

Vondelpark

El Vondelpark y sus alrededores tienen un fuerte vinculo con la época de la revolución cultural, cuando Ámsterdam se convirtió en el magisch centrum (Centro mágico de Europa). Entre 1960 y 1970 los hippies se apoderaron de ella y ocuparon las casas vacías. Las autoridades convirtieron en aquel entonces el parque en un dormitorio al aire libre. Aquí también se encuentra el “Vondelbunker”, un refugio antiaéreo de 1947 transformado en 1968 en un centro juvenil. Utilizado hoy para conciertos underground y cine.

Vondelpark

Vondelpark

La tarde discurre por la zona de Jordaan y el oeste de la ciudad. Una zona en la que cuanto más te adentras más percibes su ambiente obrero. Destaco de esta parte de la tarde la calle “Haarlemmerstraat” en la que existe una gran cantidad de establecimientos en los que curiosear y perder la noción del tiempo.

Adentrándonos en el Oeste de la ciudad

Adentrándonos en el Oeste de la ciudad

Seguimos andando y llegamos al “Westerpark” una gran zona verde que no decidimos explorar por la hora y lo alejados que nos encontrábamos del centro. Me apetecía regresar, estaba anocheciendo y sinceramente el entorno me incomodaba por lo acontecido unos minutos antes.

Westerpark

Westerpark

Les cuento la pequeña anécdota: Justo antes de llegar al “Westerpark”, de repente, un chico enchaquetado y vestido de negro que iba en bicicleta se nos acercó. Andábamos por una calle poco transitada. Paró enfrente sin dejarnos avanzar. Para sorpresa nuestra comenzó a hablarnos en español. Básicamente se presentó, nos contó su procedencia, se interesó por nuestro viaje…etc. Ante esta situación yo escuchaba ESTUPEFACTA….me resultaba un panorama tan raro.

Atardecer en el oeste de Amsterdam

Atardecer en el oeste de Amsterdam

Hasta que….¡Pum! El chico nos suelta sin anestesia: “Tengo de todo, de lo mejor, de lo ultimo, las mejores drogas de la ciudad ¿Queréis? ¡No os vais a arrepentir! ” En ese momento me subió una adrenalina por todo el cuerpo y solo pensaba en salir corriendo de allí. Lo primero que me pasó por la mente fue ¿Y si tiene una pistola? ¿Y si nos atraca por decirle que no? En ese instante y sin haber mediado palabra antes le dije: “¡Otro día! Muchas gracias”. El chico dijo: “Siempre me encontrareis por aquí”  y se fue sonriendo en su bicicleta …..y yo ….¡Temblando!

Vondelpark

Vondelpark

Desde aquí cogimos una guagua (no había posibilidad de tranvía) y regresamos hasta la Estación Central. En resumen la tarde fue relajada, apenas utilicé la cámara, entramos en algún que otro “Brain Café” y nos perdimos andando por los laberinticos canales de esta preciosa ciudad.

Brain Café

Brain Café

**Reflexión fin del viaje:

Toca hacer balance. Sin dejar atrás su belleza arquitectónica así como la magia de sus canales y grandes museos, he de decir que lo que resalto es el bienestar que allí sentí (menos el pequeño mal trago del ultimo día claro 😛 ) Aluciné con el grado de inclusión del miembro peludito de la familia en el día a día de sus ciudadanos. Algo favorecido por las normas y leyes de convivencia, ya que en la mayoría de las ocasiones aquí nos vemos vetados por el cartelito “Perros No”. Pero por otro lado, es culpa nuestra, de nuestra falta de civismo y respeto por la convivencia en el entorno común. Habitual en nuestro país es tirar un papel al suelo y ni inmutarse, que nuestro peludito defeque en la calle y seguir andando como si nada…….y así un largo etc. ¡Así nos va! Ojalá algún día todo esto quede atrás y, como siempre digo,ojalá veamos una “España con un antes y un después”. ¿Qué si volvería a la capital holandesa? ¿La recomiendo? 100% Sí. Es una ciudad que enriquece en todos los sentidos y los 6 días de estancia me parecieron insuficientes. Por último un aplauso a sus habitantes, cordiales y dispuestos a prestar la ayuda requerida en todo momento, incluso siendo pacientes con esta viajera que tiene el inglés como asignatura pendiente.

Paseo nocturno por los canales de Ámsterdam

¡Hola Hola mis niños! Sí, estoy algo perdida y no estoy publicando entradas con la asiduidad habitual. Dicen que existen momentos en la vida que son para avanzar y otros simplemente para mantenerse en pie. Así que…¡Sigo aquí! En pié y así será siempre.Espero que esto sea algo recíproco y no me abandonen. Hoy relato la última parte del quinto día en Ámsterdam. Después de pasar la mañana en el idílico entorno de “Zaanse Schans” cogimos el tren de regreso hasta la Estación Central. Teníamos hambre y volvimos a tirar de los “Febo”, la extraña pero útil combinación de comida rápida y dispensador. Probé la “Kroketten” (croqueta típica holandesa) que podía adquirir bien de forma individual o en de bocadillo. Probé ambas y les doy un aprobado.

Dispensadores Febo

Dispensadores Febo

Kroketten

Kroketten

No son nada del otro mundo pero sirven para reponer fuerzas y seguir caminando.Al igual que las hamburguesas. Tampoco son comparables a las caseras pero saben mucho mejor que las que nos venden en la sección de congelados en los supermercados  (por ejemplo).

Hamburguesa Febo

Hamburguesa Febo

También probamos en varias ocasiones  las típicas papas holandesas. En esta ocasión elegimos un establecimiento cercano al “Febo” y en cuyo letrero lucia el distintivo como el mejor establecimiento de papas con mayor número de votos en los “Países Bajos”. Para que se hagan una idea son como nuestras “Papas Locas” pero en versión “Vip” jajajajaj. Son más gruesas, deliciosas y crujientes. Ya he subido la opinión a “TripAdvisor” pero les dejo nombre y ubicación: “Manneken Pis” en la calle Damrak nº41. Combinables con otros ingredientes y salsas. ¡No se pueden ir de Ámsterdam sin probarlas!

Papas Ñam Ñam

Papas Ñam Ñam

Decidimos dedicar lo que restaba del día a pasear, deambular y apreciar la magia de los edificios y canales con la iluminación nocturna propia que envuelve y distingue nuestras ciudades. Del paseo destaco los siguientes puntos:  El pintoresco “Magere Brug”. Las vistas que ofrece el puente que se encuentra en “Reguliersgracht”, esquina con el canal “Herengracht”, en una zona lujosa y sumamente elegante en el que obtuvimos la vista de 15 puentes en una sola mirada. La “Curva Dorada” del Herengracht de un encanto especial. En Instagram haré repost de las imágenes tomadas por otros usuarios. Estaba tan absorta paseando que dejé de lado la cámara por momentos.

Paseo Nocturno

Paseo Nocturno

Paseo Nocturno

Paseo Nocturno

Paseo Nocturno

Paseo Nocturno

Paseo Nocturno

Paseo Nocturno

Paseo Nocturno

Paseo Nocturno

El paseo termina en “Rembrandtplain”. Un animado entorno presidido por la estatua del pintor Rembrandt Van Rijn acompañado por las esculturas de los miembros de su cuadro y obra maestra “La Ronda de Noche”. Intenté sacarlos a bailar……la cervecitas que tomé mientras paseamos me pedían un poco de “dancing” 🙂 pero nada, no hubo manera 😦 Así que tocó acomodarnos en una de sus variadas terrazas, disfrutar de la música, el ambiente y la vida de Ámsterdam. Dimos por finalizada otra maravillosa jornada de esas que solo se viven cuando viajas. Esas que te hacen vivir de manera extraordinaria experiencias ordinarias y habituales del lugar que visitas.

Estatua de Rembrandt

Estatua de Rembrandt

¿Bailamos?

¿Bailamos?

Relax en RembrandtPlain

Relax en RembrandtPlain

Retroceder en el tiempo unos siglos: “Zaanse Schans ” Holanda

Hoy les hablo de la primera parte del penúltimo día en Ámsterdam. El mágico y precioso pueblo de “Zaanse Schans”. No podíamos irnos de Holanda sin ver algún lugar que nos mostrara los típicos molinos Holandeses. En la oficina de Turismo del centro de la ciudad nos lo recomendaron.Sí, es una zona totalmente turística que se encuentra muy cerca del centro, a 15 minutos en tren. Supongo que por la época en la que nos encontrábamos, Octubre, había poquísima gente. Esto hizo que el disfrute fuera pleno, sin agobios, apreciando la belleza de este entorno ribereño al borde del río Zaan.

Zaanse Schans

Zaanse Schans

Zaanse Schans

Zaanse Schans

Partimos de la “Estación Central”. Aquí, en uno de los mostradores situados a la izquierda según entras, compramos los tickets i/v por unos 7€. En el mostrador nos indicaron el andén de salida del tren. Lo mejor siempre es preguntarlo en el momento de compra de billetes ya que los puntos de salida de trenes suelen cambiar de andén. La parada en la que debíamos bajarnos también nos la indicaron, “Koog- Zaandijk”  y el tren dirección “Alkmaar”.

Mapas gratuitos y alquiler de bicis

Mapas gratuitos y alquiler de bicis

En cuanto te bajas del tren y sales a la calle te encuentras un dispensador con mapas desplegables gratuitos. Tan solo debes darle a la manivela y obtendrás el plano del lugar con las indicaciones para llegar hasta “Zaanse Schans”. También nos encontramos con una furgoneta cargada de bicicletas y ofertando la posibilidad de su alquiler. No la alquilamos, cosa de la que nos arrepentimos, hubiera sido ideal explorarla de esta forma. La ausencia de turistas  y ciclistas hubieran permitido una buena mañana de prácticas para mí ¡Qué falta me hace! Tal y como muestro en la imagen superior la posibilidad de hacerse con un mapa o alquilar bicicleta también es factible en el mismo pueblecito. Caminamos unos 10 minutos y tras cruzar el puente “Julianabrug” (tengo foto en instagram) llegamos a nuestro destino. Las vistas que se obtienen de camino son preciosas y paré a realizar fotos frecuentemente. Lo primero que nos llamó la atención al llegar a este idílico entorno fue el olor a chocolate. A medida que andábamos la sensación de pasear por un lugar por el que parecía que el tiempo no había pasado se adueñaba de nosotros. Sin palabras, precioso.

Zaanse Schan

Zaanse Schans

Zaanse Schans

Zaanse Schans

Desgustación de quesos

Desgustación de quesos

Es una zona que se puede ver perfectamente en unas dos horas, pero nosotros nos lo tomamos con calma y paseamos entrando en casi todas las casitas de madera que nos brindaban la oportunidad. Degustamos gratuitamente chocolate, vimos la fábrica de zuecos y su muestra de artilugios de la época e incluso entramos en una de las casitas que, además de vender quesos, mostraba su proceso de fabricación y te ofrecía la posibilidad de degustar los diferentes tipos.

Zaanse Schans

Zaanse Schans

Zaanse Schans

Zaanse Schans

Ovejas pastando en Zaanse Schans

Ovejas pastando en Zaanse Schans

Estábamos encantados con esta visita en contraste con lo que habíamos visto los primeros días en la ciudad. La mayoría de los molinos estaban en funcionamiento y se podía acceder a ellos. Un gran error fue el no entrar, creíamos que había que pagar y cierto es. Pero una módica cantidad y no nos percatamos que la tarjeta turística incluía un acceso gratuito. Aún así, el paseo nos encantó y las horas pasadas aquí fueron de lo más reconfortantes. Una visita obligada si vas a pasar unos pocos días en Ámsterdam.

Zaanse Schans

Zaanse Schans

Zaanse Schans

Zaanse Schans

Zaanse Schans

Zaanse Schans

 Pasear por este pueblo pre-industrial, recreado en la Holanda de los S.XVII y S.XVIII, ubicado alrededor del río Zaan y con animales pastando libremente en la zona es una visita ideal para realizarla con niños. Por último mencionar la deliciosa galleta holandesa que probé aquí. Las “Stroopwafels” , una especie de gofres rellenos de caramelo. Las probé en un puesto donde las hacían “in situ” y en otro punto donde la vendían ya hecha. Me gustó más la primera. ¡Menudo vicio!

Deliciosas

Deliciosas

Zaanse Schans

Zaanse Schans

Datos útiles:

-Localidad Zaanse Schans: Típica zona de molinos Holandeses

-A 15 minutos del centro de Amsterdam en tren.

-Para pasar una mañana o tarde relajada (aunque si vas con prisas la puedes ver en 2 horas en modo Speedy Gonzales)

– Salida y regreso desde la “Estación central” del tren dirección “Alkmaar” parada “Koog- Zaandijk” . Precio i/v por persona 7€.

Zaanse Schans

Zaanse Schans

Zaanse Schans

Zaanse Schans

No volveré a un Zoo ni a seguir a unos orientales en el Barrio Rojo: Día 3 Amsterdam

En este tercer día el primer objetivo fue el “Artis Royal Zoo”. Al bajarnos del tranvía lo primero que nos encontramos  fue este café. Decidimos entrar y tomar algo ya que intuía que estábamos ante el típico “Bruin Café holandés” del que había oído hablar.

“Bruin Café”

“Bruin Café”

“Bruin Café”

“Bruin Café”

Estos cafés marrones son de ambiente acogedor. Su entorno está favorecido por la luz tenue de las velas y  por ellos parece que el tiempo no ha pasado. Lo primero que busqué, para confirmar las sospechas, fue el gatito. Exacto, ahí estaba. Los Bruin Café reciben este nombre por las antiquísimas manchas de humo que cubren sus paredes y es usual encontrar en ellos un gato.

“Bruin Café”

“Bruin Café”

“Bruin Café”

“Bruin Café”

Seguimos andando y llegamos hasta el “Artis Royal Zoo” en el que pasamos la mañana y parte de la tarde. Plagado de animales y gran diversidad de plantas, recorrerlo requiere horas. Dispone de planetario, pabellón para caminar entre mariposas con especies botánicas súper curiosas y todo tipo de servicios como cafetería e incluso parque para niños.

Artis Royal Zoo

Artis Royal Zoo

Artis Royal Zoo

Artis Royal Zoo

Artis Royal Zoo

Artis Royal Zoo

Artis Royal Zoo

Artis Royal Zoo

Y ahora viene mi reflexión personal….. Cierto que todo fue muy ameno y observé como los niños disfrutaban la visita de forma especial y entusiasmada. Pero mentiría si no les dijera que observé miradas tristes en los animalitos. Estoy a favor de lugares que fomenten su protección y desarrollo. Pero en mi opinión estos deben ser en sus hábitats naturales y rodeados por sus semejantes. No en jaulas expuestos, en algunos casos, a través de cristales. ¿Quiénes somos nosotros para congelar la vida a un ser vivo? A día de hoy, afirmo que no volveré a pisar un zoológico.

Artis Royal Zoo

Artis Royal Zoo

Artis Royal Zoo

Artis Royal Zoo

Artis Royal Zoo

Artis Royal Zoo

Artis Royal Zoo

Artis Royal Zoo

Tras pasar horas y horas en el zoo nos dirigimos a comer. Elegimos un lugar exterior por la diferencia económica. En esta cafetería, se encuentra justo enfrente del zoo, comimos por menos de 20€ unas brochetas de pocho con papas fritas, ensalada y bebida 2 personas. El trato por parte del empleado fue estupendo.

Cafetería en el exterior del Artis Royal Zoo

Cafetería en el exterior del Artis Royal Zoo

Nos ponemos en marcha dirección boca de metro para poder ir hasta el “Ajax Arena” y realizar la visita guiada al estadio (También gratuita gracias a la tarjeta turística). Antes de llegar a la parada nos encontramos con el precioso “Wertheimpark”. Un parque en el que jugaba libremente un señor con su perro. ¡Uno de tantos parques en los que vi esta situación! Y ni una caca en el suelo ¡Bravo, bravo, bravo! Aquí se encuentra el precioso monumento conmemorativo a las víctimas del campo de concentración “Auschwitz” obra de Jan Wolkers. Espejos rotos en los que se refleja el cielo (Lo pueden ver en mi Instagram por aquí es imposible subir todas las fotografias)

Wertheimpark

Wertheimpark

Wertheimpark

Wertheimpark

Entramos en la boca de metro “Waterlooplain” y nos sorprendió una muestra de objetos encontrados en la zona en las obras realizadas con más de 6 siglos de antigüedad.

Boca de metro Waterlooplain

Boca de metro Waterlooplain

Llegamos al “Ajax Arena” a las 5 y media y la última visita había sido a las 5(Critica a la I Amsterdamcard: Debería indicar los horarios de las atracciones y museos) Desde aquí decidimos volver a la Estación Central y perdernos por las callejuelas del centro.

"Ajax Arena"

“Ajax Arena”

Terminamos en el “Barrio Rojo” y alrededores, disfrutando de sus garitos y ambiente. Como anécdota les contaré que vimos a un grupo de orientales bajo la atenta mirada de un “guía” (eso deduje) mientras este les explicaba algo ante el escaparate de una tienda de preservativos.

Cervezitas en el Barrio Rojo

Cervezitas en el Barrio Rojo

Orientales que miraban boquiabiertos este escaparate

Orientales que miraban boquiabiertos este escaparate

Se me ocurrió la fantástica idea de seguirlos. Dije ¿Y si están haciendo una visita guiada? Los seguimos y veremos el barrio sin perdernos (como casi siempre XD )Conclusión, además de las continuas y extrañas miradas de los orientales, lo único que obtuvimos fue un viaje de vuelta en línea recta a la Estación Central. Así que……Vuelta a empezar. Pero antes, paradita para tomar otra cervecita.

Barrio Rojo

Barrio Rojo

¿Qué les puedo decir del Barrio Rojo? Es una zona compacta cuyas callejuelas merecen la pena ser pateadas y en el que te sorprende la preciosa “OudeKerk”. Ironías de la vida, en pleno centro del pecado se encuentra la iglesia más antigua de la ciudad y junto a ella, en los adoquines, una placa con un torso desnudo dorado que te recuerda:  ¡Ojo! Estás en el epicentro del pecado (Imagen de la placa en mi Instagram)

 “OudeKerk”

“OudeKerk”

Está prohibido fotografíar a las chicas, pero lo que vio mi retina sí que lo puedo contar. Mujeres guapísimas ronroneando de una forma muy sensual. Ambiente marcado y acentuado por la sugerencia de la luz roja en contraste con la fluorescencia de la ropa interior y sonrisas perfectas. Me impresionó su juventud, belleza y, me atrevo a deducir que, ninguna de las chicas era de nacionalidad holandesa.

Barrio Rojo

Barrio Rojo

 Termina así este tercer día y aprovecho para pedirles mil disculpas por la tardanza en las publicaciones. Tengo problemas con el ordenador.

Y como siempre…………gracias, gracias, gracias por estar aquí, conmigo.

Día 2 en Amsterdam: “Alimentando una parte de mi hambre”

El segundo día comienza en “Barrio de los Museos” (Museumkwartier). El primer edificio con el que nos topamos es el “Rijksmuseum”. Una preciosa estructura que alberga en su interior joyas de arte plasmadas en diversas obras. La decisión fue no visitarlo en ese momento. Principalmente porque prefería visitar un museo de arte moderno y contemporáneo como el del “Stedelijk Museum”. Este guarda en su interior colecciones de gran envergadura mundial. En Nueva York quedé con la espinita de no conocer el “MOMA” aquí decidí que no ocurriera lo mismo. La segunda opción fue el “Van Gogh Museum”, uno de mis pintores favoritos. Una vez en la “Plaza de los Museos” (Museumplein) es inevitable no percatarse de la presencia de las emblemáticas letras “I Ámsterdam”. Todos parecían buscar la foto perfecta junto a ellas…… ¿Yo? No

Plaza de los Museos al fondo “Rijksmuseum”.

Plaza de los Museos al fondo “Rijksmuseum”.

Justo en el lado opuesto de la plaza se encuentra “La Concertgebouw”. Sala de conciertos con una excelente calidad acústica según referencias y a la que me gustaría asistir algún día. La forma del “Stedelijk Museum” contrasta con el resto de edificios de la zona. Allí pasamos unas 3 horas y tanto este como el Van Gogh fueron de entrada gratuita gracias a la tarjeta turística. La sensación con la que defino este primer contacto del día es la de “Desconcierto”. El estado de curiosidad e intriga siempre fue en aumento. Aún así algunas obras consiguieron remover sensaciones y pensamientos.

Concertgebouw

Concertgebouw

 

“Stedelijk Museum”

“Stedelijk Museum”

Decidimos  almorzar y elegimos un restaurante (mil disculpas pero extravíe el ticket con el nombre) situado en la esquina opuesta de la misma calle donde se encontraba “La Concertgebouw”. Le elección fue menú y el precio unos 20€ por persona. Incluía ensalada, pescado (estaba en neerlandés) acompañado de patatas y bebida. Estuvo bien. Comer en Ámsterdam no es barato en cuanto a restaurantes ¡¿Un menú 20€ por persona?!

Trasera “Rijksmuseum”.

Trasera “Rijksmuseum”.

La segunda experiencia vino de la mano de mi querido “Van Gogh”. Sin duda conocer su evolución a través de sus pinturas combinando la explicación de la audioguia ¡Me encantó! Inclusive tuvo consecuencias: Un nuevo segundo cuadro favorito de este autor. Siempre fue el de los  “Los Girasoles”, pero al verlos en persona, me quedo con el “Almendro en Flor”. Esos trazos, esos colores, esa representación tan cargada de vida…. , ¡Me cautivaron!

Nueva Ala del "Van Gogh Museum"

Nueva Ala del “Van Gogh Museum”

Al salir de aquí decidimos volver al centro. Concretamente nos bajamos en “Dam”. Nos detuvimos un momento y observamos  de cerca el Monumento Nacional en honor a los caídos en la Segunda Guerra Mundial. Seguimos deambulando por la zona y merendamos el típico “Pannekoeken” (Muy parecido al crepe). Allí se toma como almuerzo acompañado con diferentes rellenos como bacón, queso…en su versión salada y acompañado de fresas, mermelada…..en su versión dulce. Uno es perfecto para dos personas y en nuestro caso lo acompañamos de chocolate. El refresco y este sencillito Pannekoeken 10,95€. El local, de este si conservo el ticket, se llamaba  “De Pannekoekenkelder”. El trato correcto y el pannekoeken delicioso.

Monumento Nacional

Monumento Nacional

Pannekoeken

Pannekoeken

Seguimos andando por la zona comercial y curioseando el ambiente hasta llegar a la “Estación Central”. Desde aquí al hotel. El hotel dispone de servicio de comida rápida 24h (pasta, hamburguesas, bocadillos, patatas fritas, pizza….)  a un precio que no superó,en ninguna ocasión, los 25 euros en total. Está claro, desde este segundo día en la ciudad, que escatimar en cuanto a la elección de los lugares donde comer sería una necesidad. Así que, en varias noches, fue una de las alternativas.

Paseando por el Centro de Ciudad

Paseando por el Centro de Ciudad

En definitiva, primero,  al finalizar esta jornada dudé en cuanto a la elección de días en la ciudad. Quizá hubiera sido mejor opción una estancia menor y mayor calidad en cuanto a comida. Segundo, con esta afirmación despido esta  entrada: “No hace falta ser ni experto ni un extremo apasionado del arte para acercarte a él. Conocer etapas de vida reflejada en obras es una experiencia que enriquece a todo aquel que tiene hambre de conocimiento y  curiosidad por esta materia”. Esa es mi opinión y así seguiré.  País tras país, ciudad tras ciudad que presente la oportunidad de enriquecer esta y demás lagunas en mi persona, crecer con los viajes para aplicarlo en mi día a día es uno de mis objetivos en este ¡¡¡¡Mi Viaje!!!! de vida.

4

Termino agradeciendo tu compañía, tu atención y tu interés. Gracias, gracias, gracias por estar aquí y acompañarme. De una forma u otra el que participes y compartamos significa que a ti también te remueven las inquietudes que despiertan las nuevas experiencias. Y como esto no es unidireccional, saber de ustedes,  es importante para mi. ¿Cuándo viajas, escatimas en comida?  ¿Cuál es tu obra favorita  “Van Gogh”? ¿Qué opinas del arte? ¿Has estado en Ámsterdam?

La escalera más famosa y una de las calles más exclusivas: Roma

Después de pasar la mañana en la ciudad del Vaticano, decidimos ir hasta la “Plaza de España” y alrededores. Cogimos el metro y nos bajamos en “Spagna”. La plaza es muy fácil de identificar ya que a lo lejos se divisa perfectamente la gran cantidad de gente que allí se concentra. Nos habían comentado que tuviéramos cuidado con los carteristas ya que en esta zona abundan, pero la verdad es que en ningún momento notamos su presencia y no tuvimos ningún percance.

Plaza de España

Plaza de España

Destaca la monumental escalinata, testigo de innumerables desfiles de modelos y cuya decoración floral en primavera debe ser digna de ver. La Escalinata Española (cuyo nombre original es la Scalinata di Trinita dei Monti) y esta plaza deben su nombre a la proximidad de la Embajada de España ante la Santa Sede. Este conjunto arquitectónico barroco incluye a sus pies la “Fontana de la Barccaccia” que representa un barco hundiéndose.

P1060270

Fuente de la Barcaza

En la antigüedad en esta área se realizaban batallas navales. Su estructura está decorada con abejas y soles, símbolos de la familia Barberini. Es una obra de Bernini. Nos propusimos el subir hasta lo alto de la escalinata con el objeto de ver el Belén, pero desafortunadamente aún estaba pendiente de finalizar. La cima de la escalera la preside la Iglesia de “Trinitá dei Monti” y la “Villa Medici”.

Belén en construcción :(

Belén en construcción 😦

Decidimos tomarnos la tarde con calma y tras pasear hasta la “Piazza Mignanelli”, presidida por la Columna de la Inmaculada, volvimos sobre nuestros pasos y nos adentramos en la “Via dei Condotti” que se abre justo a los pies de la escalera más famosa de Roma. A esta calle la bauticé cariñosamente como la “Calle del desconsuelo” ya que en ella se concentran tiendas de prestigiosas firmas de alta costura y lujo. Realmente para un turista de “a pie” al que le guste la moda todo un desconsuelo jijiji

Vía dei Condotti

Vía dei Condotti

Después del paseo elegimos una de las tantas terrazas de la zona para sentarnos, charlar tranquilamente y observar el entorno. Como ya estábamos cansadas de la intensa mañana optamos por regresar al hotel y retirarnos a descansar.

Terraza Romana

Por aquí les dejo el cortito video que grabé por si les apetece echar un ojo al ambiente del lugar.

A %d blogueros les gusta esto: