El segundo día comienza en “Barrio de los Museos” (Museumkwartier). El primer edificio con el que nos topamos es el “Rijksmuseum”. Una preciosa estructura que alberga en su interior joyas de arte plasmadas en diversas obras. La decisión fue no visitarlo en ese momento. Principalmente porque prefería visitar un museo de arte moderno y contemporáneo como el del “Stedelijk Museum”. Este guarda en su interior colecciones de gran envergadura mundial. En Nueva York quedé con la espinita de no conocer el “MOMA” aquí decidí que no ocurriera lo mismo. La segunda opción fue el “Van Gogh Museum”, uno de mis pintores favoritos. Una vez en la “Plaza de los Museos” (Museumplein) es inevitable no percatarse de la presencia de las emblemáticas letras “I Ámsterdam”. Todos parecían buscar la foto perfecta junto a ellas…… ¿Yo? No

Plaza de los Museos al fondo “Rijksmuseum”.

Plaza de los Museos al fondo “Rijksmuseum”.

Justo en el lado opuesto de la plaza se encuentra “La Concertgebouw”. Sala de conciertos con una excelente calidad acústica según referencias y a la que me gustaría asistir algún día. La forma del “Stedelijk Museum” contrasta con el resto de edificios de la zona. Allí pasamos unas 3 horas y tanto este como el Van Gogh fueron de entrada gratuita gracias a la tarjeta turística. La sensación con la que defino este primer contacto del día es la de “Desconcierto”. El estado de curiosidad e intriga siempre fue en aumento. Aún así algunas obras consiguieron remover sensaciones y pensamientos.

Concertgebouw

Concertgebouw

 

“Stedelijk Museum”

“Stedelijk Museum”

Decidimos  almorzar y elegimos un restaurante (mil disculpas pero extravíe el ticket con el nombre) situado en la esquina opuesta de la misma calle donde se encontraba “La Concertgebouw”. Le elección fue menú y el precio unos 20€ por persona. Incluía ensalada, pescado (estaba en neerlandés) acompañado de patatas y bebida. Estuvo bien. Comer en Ámsterdam no es barato en cuanto a restaurantes ¡¿Un menú 20€ por persona?!

Trasera “Rijksmuseum”.

Trasera “Rijksmuseum”.

La segunda experiencia vino de la mano de mi querido “Van Gogh”. Sin duda conocer su evolución a través de sus pinturas combinando la explicación de la audioguia ¡Me encantó! Inclusive tuvo consecuencias: Un nuevo segundo cuadro favorito de este autor. Siempre fue el de los  “Los Girasoles”, pero al verlos en persona, me quedo con el “Almendro en Flor”. Esos trazos, esos colores, esa representación tan cargada de vida…. , ¡Me cautivaron!

Nueva Ala del "Van Gogh Museum"

Nueva Ala del “Van Gogh Museum”

Al salir de aquí decidimos volver al centro. Concretamente nos bajamos en “Dam”. Nos detuvimos un momento y observamos  de cerca el Monumento Nacional en honor a los caídos en la Segunda Guerra Mundial. Seguimos deambulando por la zona y merendamos el típico “Pannekoeken” (Muy parecido al crepe). Allí se toma como almuerzo acompañado con diferentes rellenos como bacón, queso…en su versión salada y acompañado de fresas, mermelada…..en su versión dulce. Uno es perfecto para dos personas y en nuestro caso lo acompañamos de chocolate. El refresco y este sencillito Pannekoeken 10,95€. El local, de este si conservo el ticket, se llamaba  “De Pannekoekenkelder”. El trato correcto y el pannekoeken delicioso.

Monumento Nacional

Monumento Nacional

Pannekoeken

Pannekoeken

Seguimos andando por la zona comercial y curioseando el ambiente hasta llegar a la “Estación Central”. Desde aquí al hotel. El hotel dispone de servicio de comida rápida 24h (pasta, hamburguesas, bocadillos, patatas fritas, pizza….)  a un precio que no superó,en ninguna ocasión, los 25 euros en total. Está claro, desde este segundo día en la ciudad, que escatimar en cuanto a la elección de los lugares donde comer sería una necesidad. Así que, en varias noches, fue una de las alternativas.

Paseando por el Centro de Ciudad

Paseando por el Centro de Ciudad

En definitiva, primero,  al finalizar esta jornada dudé en cuanto a la elección de días en la ciudad. Quizá hubiera sido mejor opción una estancia menor y mayor calidad en cuanto a comida. Segundo, con esta afirmación despido esta  entrada: “No hace falta ser ni experto ni un extremo apasionado del arte para acercarte a él. Conocer etapas de vida reflejada en obras es una experiencia que enriquece a todo aquel que tiene hambre de conocimiento y  curiosidad por esta materia”. Esa es mi opinión y así seguiré.  País tras país, ciudad tras ciudad que presente la oportunidad de enriquecer esta y demás lagunas en mi persona, crecer con los viajes para aplicarlo en mi día a día es uno de mis objetivos en este ¡¡¡¡Mi Viaje!!!! de vida.

4

Termino agradeciendo tu compañía, tu atención y tu interés. Gracias, gracias, gracias por estar aquí y acompañarme. De una forma u otra el que participes y compartamos significa que a ti también te remueven las inquietudes que despiertan las nuevas experiencias. Y como esto no es unidireccional, saber de ustedes,  es importante para mi. ¿Cuándo viajas, escatimas en comida?  ¿Cuál es tu obra favorita  “Van Gogh”? ¿Qué opinas del arte? ¿Has estado en Ámsterdam?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: